Los peligros del verano para la conjuntivitis

Una de las infecciones más frecuentes en el verano es la conjuntivitis. Su aparición suele deberse al cloro de la piscina y a la sal de la playa. Te hablamos de esta infección y os damos algunas recomendaciones para tratarla.

La conjuntivitis aparece cuando la parte de los párpados se inflama como respuesta a una reacción alérgica. Saber si tenemos esta infección es muy fácil porque el ojo se vuelve de color rojo. Los síntomas con los que cursa es lagrimeo, picor o legañas.

En la época estival estamos expuestos de manera más constante al sol, así como a las sustancias químicas que se emplean para limpiar las piscinas, o la sal de la playa. Además, hay que tener en cuenta que, en el caso de las aguas dulces, hay gran cantidad de bacterias y de parásitos.

Os recomendamos que si sospecháis que sufrís conjuntivitis acudáis al médico para tratar el problema de manera más eficaz.

Formas de evitar la conjuntivitis en verano

Según los expertos, la conjuntivitis en una de las consultas más frecuentes en verano, sin embargo, suele preocupar más cuando sus síntomas se hacen insoportables y no queda más remedio.

Como siempre, el mejor remedio es la prevención. Os ofrecemos una serie de consejos que os animamos a poner en práctica especialmente en verano para que nuestros ojos estén en perfecto estado:

  • Lava tus manos con frecuencia, por lo menos unas tres veces al día. Si sabes que están sucias no toques con ellas tus ojos.
  • Usa gafas de sol cuando te expongas al sol. Pero no cualquiera, sino aquellas que sean de calidad y tengan los filtros adecuados para nuestra salud ocular. Además, también nos protegen de las partículas del polvo o de la arena, en caso de que vayamos a la playa.
  • Si te gusta nada y bucear es imprescindible que utilices gafas de bucear. Debes hacerlo tanto en la playa como en la piscina.
  • Cuando salgas del agua, date una ducha.
  • No compartas tu toalla con otras personas, y asegúrate de que cuando las uses estén completamente limpias.
  • Si has tocado el césped o la arena, no te lleves las manos a los ojos.
  • Tampoco es recomendable compartir productos cosméticos, incluso las cremas de protección solar de la cara.
  • Si usas lentillas, no te bañes con ellas, esto puede dar lugar a queratitis.

Deje un comentario

Su email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

Puede usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>